La tía Tula

La tía Tula
por Miguel de Unamuno
#0873, Novela

w_Unamuno_La-tia-tulaLa tía Tula, sin duda la más popular de las novelas de Miguel de Unamuno , es, según su autor, «la historia de una joven que, rechazando novios, se queda soltera para cuidar a unos sobrinos, hijos de una hermana que se le muere. Vive con el cuñado, a quien rechaza para marido, pues no quiere manchar con el débito conyugal el recinto en que respiran aire de castidad sus hijos. Satisfecho el instinto de maternidad, ¿para qué perder su virginidad? Es virgen madre». Pero sobre este cañamazo argumental teje Unamuno una obra cargada de sentidos plurales: Tula, la protagonista, que encarna la concepción tradicional de la familia y de la mujer y que es, a la vez, víctima de ella, ejemplifica la figura del agonista unamuniano dividido en mil contradicciones.

«La tía Tula» es, ante todo, una novela que versa sobre el amor maternal. Sin embargo, la represión sexual de la época resultaba contradictoria para las mujeres, pues debían ignorar su propia satisfacción siempre en beneficio de su esposo y, al mismo tiempo, constituir una familia. Este conflicto moral se encuentra representado en Gestrudis (o Tula), quien utiliza su influencia, primero sobre su hermana y posteriormente sobre Manuela, para formar la familia que ella nunca podrá tener, debido a su obsesión por permanecer absolutamente pura.

No obstante, lo que Unamuno pretendía, en realidad, era realizar una crítica contra el cristianismo y la infravaloración de la mujer en la religión, poniendo en evidencia las uniones matrimoniales que consentían prácticas como el sororato (es decir, cuando el hombre quedaba viudo con hijos menores, debe casarse con una hermana de su mujer). Con esta finalidad, el autor constituye un personaje capaz de oponerse a los convencionalismos de la religión cristiana sin importarle lo que puedan pensar de ella a partir de sus decisiones.

De ahí que Gestrudis optase por dedicar toda su existencia a la familia que había formado gracias a otras mujeres, pero sin corromper su cuerpo, como una forma de protestar contra esta imposición del matrimonio.

Es más, resulta muy interesante el tratamiento del sexo que, aunque también se encuentra presente a lo largo de toda novela, en ocasiones de forma indirecta. Adviértase que la mayoría de los males que afligen a Gestrudis tienen su origen en la unión carnal: el embarazo que terminó con la vida de Rosa, el romance entre Ramiro y Manuela, las pretensiones de don Juan, etc. Por tanto, siempre se encuentra asociada con un acontecimiento negativo para la protagonista que justifica su actitud.

Cabe señalar que, aunque autor adopta el papel de narrador, su posición ideológica respecto a estas cuestiones es perceptible en Gestrudis, quien hace gala de un carácter poco frecuente en las mujeres de aquella época. De hecho, resulta poco creíble que a pesar de sernos presentada como una mujer fuerte e independiente, acaba incurriendo en una contradicción cuando observamos su necesidad de ser madre, aunque los hijos no sean suyos. Es decir, el autor no sabe retratar el conflicto al que debe enfrentarse una mujer, pues está descrita desde la perspectiva de un hombre. Además, no está correctamente construido para representar esta posición debido a que, en realidad, tiene valores demasiado conservadores respecto a la familia.

A pesar de ello, Unamuno desarrolla la historia de forma que siempre favorezca a Tula. Una buena prueba de ello son el resto de personajes que intervienen en la trama, todas sumisas e infravaloradas por los hombres de la historia, sino también de la propia Gestrudis, quien las manipula en su propio beneficio aunque ellas no sean conscientes, cegadas por la imagen beatífica que se han formado de su persona.

En el mismo sentido, todos los personajes masculinos han sido retratados para justificar el odio de Gestrudis hacia el género masculino y, al mismo tiempo, la posición del autor contra la represión sexual que ejercían en la mujer.

Únicamente aquellos que se muestran solícitos a sus deseos y la obedecen sin cuestionarla adquieren un mayor protagonismo, mientras que el resto son descritos de forma que resultan poco interesantes para el lector o directamente provocan su rechazo. De ahí, que los únicos hijos resaltados por Unamuno son precisamente aquellos que obedecen a su tía sin cuestionarla en ningún momento.

A pesar de los interesantes debates teológicos entre el padre Álvarez y Gestrudis, estos fragmentos resultan insuficientes para justificar la actitud egoísta de la protagonista. Por otro lado, el propio fervor religioso de la protagonista representa una contradicción hacia su forma de pensar. La propia Tula acaba convirtiéndose en una tirana para conseguir su propósito de formar una familia a cualquier precio, imponiéndose siempre sobre los demás. En consecuencia, el mensaje principal de la novela se ve eclipsado por la veneración de Unamuno hacia ella, llegando a convertirla en una figura beatífica al final del libro.

A raíz de todos estos factores, «La tía Tula» acaba convirtiéndose en una novela llena de convencionalismos y tópicos, en el que su protagonista acaba convirtiéndose en una figura represora de su “familia”, tal y como la iglesia pretendía hacer con ella. Si bien algunos fragmentos son una magnífica crítica contra la opresión de la religión cristiana contra la mujer, resultan insuficientes para encauzar la historia.  Por subsiguiente, el mensaje que Unamuno pretendía transmitir con objeto de despertar conciencias, queda eclipsado ante la actitud megalómana de Gestrudis que viene a demostrar que «Se pierde la virginidad de la fe para adquirir la maternidad de la razón».

Lo mejor: La crítica de Unamuno contra la represión sexual de la mujer que ejercían la religión y la sociedad cristianas de la época. Los diálogos entre el padre Álvarez y Gestrudis. La conversación entre Ramiro y la protagonista, donde se realiza una magnífica metáfora de Tula comparándola con la cara oculta de la Luna.

Lo flojo: Las contradicciones sobre el carácter y la personalidad de Gestrudis. El resto de personajes se encuentran bastante eclipsados por la protagonista y apenas experimentan alguna evolución significativa durante la narración. La existencia de varios lapsos temporales importantes, principalmente durante los meses de embarazo. El ritmo narrativo es desigual.

Fuente: María del Carmen Horcas (Málaga)

La tía Tula fue llevada al cine abajo la dirección de Miguel Picazo, con la interpretación de Aurora Bautista.

Escena de la película:  w_ver-video-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s